Ser un LoveMark

Hacer que una marca, a simple vista, toque el corazón del consumidor no es una tarea fácil, pero tampoco inalcanzable. Si se trabaja con esfuerzo muy bien se puede lograr la deseada etiqueta de LoveMark. No se califica de “etiqueta” como algo malo, sino como una identidad particular que maneja otros códigos comunicacionales con su público consumidor.

Recomendamos:

Nueva estrategia para el dominio publicitario.

¿Cómo motivar a participar en redes sociales?

Cuando existe una conexión tan fuerte, la lealtad es sin condición; de esta manera funciona el LoveMark, crear vínculos emocionales con el consumidor para enamorarlo hasta prometer fidelidad. Sin embargo, no todas las marcas persiguen este propósito y es bueno aclarar que hay factores que determinan la creación de un Lovemark como:

  • A las empresas que les ha costado diferenciarse con su público el Lovemarketing se asoma como una posible estrategia
  • A los consumidores les encanta hablar de su Lovemark, no sólo acerca del significado de la marca en su vida, sino de sus productos y servicios
  • Las experiencias positivas quedan grabadas en la memoria del consumidor y tienen un gran valor
  • La marca debe expresar confianza. Toda su comunicación va dirigida a lograr la confianza del consumidor
  • Siempre cumplir las promesas que se les hace al público porque la reputación y la capacidad de cumplimiento es una de las razones por las que los consumidores adoran la marca

Y tú, ¿cuál es tu Lovemark?