Lovemarks: Emociones que dominan la razón

En un mundo globalizado, donde las marcas están cada vez más expuestas a la competencia, estas necesitan hacer la diferencia. Como estrategia de marketing, la autenticidad de una marca es valorada en el mercado. Sin embargo, ser la marca preferida por los consumidores a veces, no es suficiente. Se necesita ofrecer amor, emoción, sentimiento a los clientes para enamorarlos.

El término “Lovemark”: Amor a la marca, creado por Kevin Roberts, Director General de Saatchi & Saatchi, combina el amor y las marcas como elementos esenciales para atraer los sentidos de los consumidores y establecer una relación de fidelidad y compromiso.

Roberts explica que una lovemark es una marca que ha logrado posicionarse en su público por medio de su corazón, esto hace uso de filosofías similares entre consumidor y producto”.

Recomendamos:

¿Qué es el Internet de las cosas (IoT)?

Con Super like encuentras el amor verdadero en Tinder

Una lovemark tiene el potencial de dominar las emociones de los consumidores para que sean estas las que dirijan la compra del producto. Desde esta afirmación, el argumento de las compras irracionales cobra sentido cada vez más, las personas compran desde la emoción y no la razón.

Existen tres pilares fundamentales de una lovemark:

  • El misterio: Todas las motivaciones de la marca que desconocen los consumidores, los obstáculos que vencieron para alcanzar lo que lograron.
  • La sensualidad: El placer y la emoción que produce la marca al hablar directamente al consumidor.
  • La intimidad: Construir una relación basada en la empatía, la confianza, el compromiso y la fidelidad entre la marca y el consumidor.

Si bien es un reto complejo, no es difícil de lograr. Definir bien las metas y el propósito de la marca para con su mercado es esencial.