La polémica para el marketing en el Mundial Rusia 2018

Una Copa del Mundo, al ser con los Juegos Olímpicos uno de los eventos deportivos más importantes a nivel mundial, resulta una oportunidad valiosa para marcas que puedan conseguir un espacio para anunciarse y en teoría, estas debieron pelearse por unos segundos en los que su nombre, logo o colores aparezcan frente a millones (incluso billones) de personas en todos el mundo, sin embargo no fue precisamente ese el caso de la próxima edición del Mundial. La razón de esto último está muy relacionada a la sede que albergará el torneo en esta ocasión.

Rusia es un país con una larga y complicada historia con buena parte del resto del mundo, especialmente con países europeos y Estados Unidos, país en el que residen muchas de las marcas más populares e importantes del mundo, y con quien el país euroasiático ha tenido algunos de los mayores conflictos políticos, militares e ideológicos de su historia.

Recomendamos:

Samsung retira del mercado Galaxy Note 7 por peligro de incendio

¿Cómo motivar a participar en redes sociales?

A diferencia de otros Mundiales, el camino del marketing en Rusia no ha sido tan sencillo.

Además de esos inconvenientes, y aunque, como en todo país, no aplica para todos sus habitantes, Rusia es una nación que mantiene ideas extremamente conservadoras respecto a las preferencias sexuales, que ha tenido controversias sobre racismo e incluso generado polémica en competiciones deportivas debido a casos de dopaje, quedando por ello fuera de los Juegos Olímpicos de Brasil 2014, todos esos, factores que podrían alejar a marcas que no querrían verse relacionadas con ese tipo de situaciones.

Por otro lado, la marca FIFA tampoco está exenta de polémica, recientemente estuvo envuelta en acusaciones de corrupción y un cambio de dirigente que empañaron la imagen de la mayor institución de fútbol en el mundo.

No obstante, los espacios destinados a la promoción de marcas que la FIFA destina para una Copa del Mundo ya han sido ocupados, ya que las marcas esperan que el evento supere cualquier alusión negativa, algo que no luce complicado considerando que el público estará concentrado en vivir el ambiente de un Mundial de fútbol, en disfrutar los juegos y en esperar que su equipo supere a sus oponentes.