¿Cuál es el horario ideal para tu empresa y equipo de trabajo?

El horario de trabajo es una de las primeras cuestiones que buscan conocer las personas antes de entrar a un nuevo empleo y este podría ser decisivo al momento de elegir su nuevo trabajo. Dicho horario debe ser determinado por el dueño o encargado de la empresa basado en la cantidad de trabajo que esperan recibir de sus empleados o, como en muchas empresas prestadoras de servicio, en cierta cantidad de horas en las que los trabajadores deben estar presentes para atender a los clientes conforme lleguen.

Para las empresas en las que se debe cumplir cierta cantidad de labores diarias y no requieren un horario obligatorio de atención a clientes o de actividad continua como los hospitales, se pueden establecer horas de trabajo que apelen a la óptima productividad de los empleados, ya que mayor cantidad de horas no significa una mayor productividad.

Recomendamos:

Clic for pray, la app del papa Francisco

¿Cuáles son los riesgos de jugar Pokémon GO?

Determinar las horas de trabajo de los empleados es una de las tareas más importantes de los dueños, jefes y directores en las empresas.

Idealmente, el horario de trabajo en una empresa debe de comenzar de manera flexible entre 7:30 y 9:00, ofrecer de 45 minutos a una hora de descanso/comida y concluir, dependiendo de la hora de inicio, entre 16:30 y 18:00. De esa manera, se dará tiempo a los empleados dentro de su día para descansar suficientemente y reponer energía para el día siguiente, de lo contrario podría suceder uno de dos escenarios, ya sea que aprovechen algún momento en el trabajo para descansar o que reduzcan su productividad debido al cansancio, ninguno de los cuales le conviene a la empresa.

Esta cuestión resulta especialmente relevante en México, el país con la mayor cantidad de horas de trabajo al año, a pesar de no figurar entre los mejor remunerados o con mejores condiciones de trabajo a nivel mundial. Esto significa que en nuestro país se trabaja mucho pero sin recibir un pago equivalente, ya sea por la avaricia de los empleadores o porque estos no saben aprovechar el ciclo de trabajo de sus trabajadores para obtener el mismo nivel de producción sin necesidad de aumentar las horas de trabajo.