5 claves de marketing que hicieron de Mayweather vs. McGregor la pelea del siglo

Pocas peleas han sido tan publicitadas como esta y son varios los elementos que aseguraron desde hace mucho el rotundo éxito de la pelea soñada: Mayweather vs. McGregor.

5.- Morbo

A diferencia de cualquier otra pelea de box, se enfrentaban un boxeador profesional contra un peleador de artes marciales mixtas, esa combinación aseguraba la atención de los aficionados de ambos deportes y la de personas que poco o nada saben de esas disciplinas pero que fueron atraídas por la simple idea de ver qué pasaba.

4.- Timing

A dos años de su retiro y con 40 años, Floyd Mayweather seguía generando interés en el público, mientras que Conor McGregor de 29 se encuentra en el punto más álgido de su carrera. De haber estado el boxeador en su plenitud deportiva, no habría habido una sola duda de su eventual victoria, y fue precisamente la posibilidad de una victoria de McGregor uno de los elementos que vendió la pelea.

Recomendamos:

[Review] Moz, una herramienta SEO casi sin fallas

3.- Expectativa

Esta pelea se comenzó a gestar desde hace dos años, el irlandés hizo un comentario sobre pelear contra el estadounidense y a partir de ahí fue creciendo una rivalidad que el público empezó a exigir se desarrollara arriba de un ring, desde antes de ser anunciada, ya tenía una audiencia..

2.- Dos personajes en el ring

En el deporte no siempre vende el que es mejor en lo que hace sino el que llama más la atención, tanto Mayweather como McGregor son expertos en generar controversia previa a un enfrentamiento y ambos tienen personalidad y actitud polémicas. Los insultos y las respuestas en conferencias de prensa y entrevistas prepararon el terreno para el espectáculo.

1.- La pelea del siglo

Publicitar de este modo a una pelea no es tan raro como debería serlo. Esta pelea, al mismo tiempo merecía y no ser considerada “la pelea del siglo”. Era un espectáculo más que una pelea, no iba a ser un enfrentamiento épico de box pero si daría mucho de qué hablar, significaba la última pelea de Mayweather y sería en contra del mayor representante en la actualidad de las artes marciales mixtas, en otras palabras, una pelea única.